Gran Roque

Está formado por unas 50 islas, pero solo una está habitada. Su belleza es indescriptible y cuando te acercas vía aérea sientes el regocijo de la inmensidad, de la tranquilidad y de la paz que se respira en un ambiente creado por el universo para beneplácito de los seres humanos que tienen la oportunidad de visitarlo.

Estamos hablando del archipiélago Los Roques, en pleno mar Caribe, declarado parque nacional en 1972 por la importancia ecológica que tiene para el planeta, convertido en el sitio más cotizado para los deportes acuáticos.

La ventaja de ser un parque nacional es que ha evitado que en esta maravilla natural se construyan grandes edificaciones y sea el mejor conservado de América Latina.

Solamente existen posadas en una sola isla habitada, la principal, El Gran Roque, lo cual deja abierta la posibilidad de disfrutar de un encanto natural caracterizado por aguas cristalinas y cálidas; y blancas arenas ideales para el relax y el esparcimiento.

Cuando al turista se le habla de Los Roques sus ojos saltan de emoción porque sabe que el premio obtenido por visitarlo no tendrá parangón.

Ya comentamos que en el Gran Roque es donde vive la mayor parte de la población del archipiélago, pero no por ello deja de tener su encanto, principalmente las alucinantes puestas del sol que invitan a perderse en la inmensidad de los pensamientos mientras se disfruta de una bebida a la luz de faroles.

Desde esta isla se sale a los otros cayos con mejores playas como Francisquí, Nordisqui, Madrisqui y Crasqui; y el especial, el más recomendado, el de las playas desiertas: cayo de Agua.

cayodeagua

¿Te animas a visitar esta maravilla natural?

Anuncios