Bahía de Cata: un tesoro bien guardado en Aragua

Bahía de Cata, Ocumare de la Costa, Aragua
La Bahía de Cata se encuentra en la costa aragüeña. Un regalo de la naturaleza que todos debemos visitar

Ya eran las 11:00 de la mañana y el entusiasmo seguía creciendo después de casi seis horas viajando desde la sierra falconiana. Teníamos referencias de la Bahía de Cata, pero no se había presentado la oportunidad de visitarla. Así que con lo indispensable para la playa nos dispusimos a tener lo que sería una experiencia inolvidable.

Durante más de una hora recorrimos el Parque Nacional Henri Pittier, el más antiguo de Venezuela, llamado así en honor al geógrafo y botánico suizo que por muchos años estudió la fauna y la flora de la exuberante montaña.

Llegar a la bahía no es fácil si se toma en cuenta la sinuosa carretera en la cordillera de la costa que cruza el parque. En este punto se debe tener cuidado al manejar porque también circulan vehículos pesados, como gandolas y autobuses de pasajeros que impiden el paso de dos unidades a la vez.

Recordemos que se trata de una vía muy angosta de montaña. De un lado solamente se observan farallones, por eso los conductores experimentados acostumbran a tocar la bocina para solicitar el paso en una curva.

Pero céntrese en lo  admirable de la zona mientras llega al destino esperado. En esta montaña hay ríos, pequeñas cascadas y un sinfín de árboles. ¡Cuánto trabajo tuvo Henri Pittier! La verdad es que se merece que el parque lleve su nombre. Seguramente ocupó gran parte de su tiempo en la clasificación de cada una de las especies florales.

Después viene el descenso hasta llegar a Ocumare de la Costa, fundado el 16 de junio de 1766 y donde el último sábado de cada mes de enero se efectúa la Peregrinación de San Sebastián, patrono de la zona.

La peregrinación consiste en una caminata de 42 kilómetros que atraviesa el parque, comienza en la alcabala de El Limón, en Maracay, la capital aragüeña, y culmina en esta población costera.

Ya en Bahía de Cata

La distancia se acortaba. Salimos de Ocumare de la Costa y encontramos una redoma con tres vías. La nuestra era la de la derecha. Y fue lo que hicimos: seguir ese camino.

En poco tiempo llegamos a nuestro destino: una bahía de forma semicircular, con aguas de diversas tonalidades que embriagan de belleza, una arena tan fina y limpia, capaz de llegar hasta el lugar más recóndito;  y unas olas altas, pero distintivas.

En Internet usted puede conseguir diversos artículos que intentan describir  esta zona venezolana. La verdad es que las palabras se quedan cortas para explicar tanta magnificencia, tanta generosidad natural.

Lo demás se lo dejamos a su imaginación…

Bahía de Cata, Ocumare de la Costa, Aragua
Vale la pena cruzar el Parque Nacional Henri Pittier para llegar a este paraíso natural
Nota: Las imágenes que acompañan esta publicación fueron tomadas de la web

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s