En Caracas un jardín invita a encontrar paz interior

Botanico de Caracas

Los jardines botánicos, cuyos orígenes se remontan a la Europa del siglo XVI,  juegan un papel fundamental en los  estudios que se deben hacer para preservar las especies de plantas que están en peligro de extinción.

Pero también son un medio excelente para que el ser humano se reencuentre con su ser interior al tener un contacto directo con la naturaleza.

Se trata de tener la posibilidad de recrearse sin mayor inversión de recursos económicos, sin embargo, muchas veces se subestiman estos espacios por considerar que no tienen nada que ver con los seres humanos.

Por eso es pertinente recordar el concepto de jardín botánico, esbozado por los especialistas en 1996: “Es aquella institución que tiene colecciones de plantas, mantenidas y ordenadas científicamente, por lo general documentadas y etiquetadas, abierto al público con propósitos recreativos, culturales, educativos y de investigación”.

El concepto es muy claro, no obstante, cuántas veces ha estado cerca de uno de estos espacios y ni siquiera se detiene un momento en ellos, cuántas veces se ha sentido agobiado por los problemas y no a considerado que un poco de aire fresco y el contacto con la naturaleza le pueden ayudar a ver la situación desde otro ángulo, desde otra perspectiva.

Esto puede estar pasándole a usted u a otra persona muy cercana, aquí mismo en Venezuela, por ello en la Agencia de Viajes Atrium nos hemos detenido un momento para analizar las bondades del más importante jardín botánico del país y comentarlo en esta publicación, con el objeto de que lo visite y obtenga ese regalo maravilloso que proporciona el contacto con lo natural, que no es otro sino la paz interior.

Jardin Botanico

Una laguna que hace honor a Venezuela

Cuando se habla de jardines botánicos en Venezuela siempre encabeza la lista. Esto se debe a que fue el primero de su tipo en el país y a que tiene las mayores colecciones de plantas.

Se trata del Jardín Botánico de Caracas, declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidad para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés), ya que forma parte de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Los caraqueños deben esta majestuosa obra al doctor  Tobías Lasser quien, junto al horticultor suizo August Braun y el jardinero venezolano Pedro Naspe, fue visionario al crearlo en 1958 en 70 hectáreas situadas muy cerca de la famosa zona Plaza Venezuela, en la capital venezolana.

Tiene un jardín xerófito, más de 4.000 ejemplares de plantas de 250 especies de todo el mundo, una colección de orquídeas y bromelias, y una colección de la familia del plátano y riquirriqui.

También cuenta con un jardín etnobotánico (plantas medicinales y comestibles), un herbario dedicado a Henry Pittier, pionero en la creación de parques nacionales en el país; una biblioteca, una guardería ambiental, un jardín paleozoico (representado por las primeras muestras vegetales que emergieron en el planeta) y más de 10.000 árboles que representan más de 300 especies del Valle de  Caracas y de la cordillera de la Costa.

Pero hay un aspecto que atrapa a quien lo visite. Son sus jardines botánicos, principalmente la laguna con forma de mapa de Venezuela, un espacio flotante único en su estilo en toda la geografía nacional.

La laguna rinde homenaje al país. Su adecuación paisajística hace querer más a esta nación. Es un símbolo de orgullo para los venezolanos.

En el año 2012, el personal del jardín, con la asesoría de los profesores ucevistas Miguel Castillo y Justiniano Velásquez, le hizo mantenimiento a la laguna.

Luego de remover una capa de sedimento de 45 centímetros de espesor procedieron a colocar una importante colección de plantas acuáticas, entre ellas un híbrido de la Victoria Amazónica y la Victoria Cruziana.

La Victoria Amazónica o Victoria Regia es un lirio o nenúfar de agua. Es el más grande de todos los lirios del agua, nativo de las aguas poco profundas del río Amazonas (Perú y Brasil) y también se encuentra en Guyana y Colombia. Fue descubierto por Tadeo Javier Peregrino Haenke en Bolivia en el año 1801. Puede soportar hasta 40 kilogramos si el peso se encuentra bien distribuido en su superficie.

Si vive en Caracas o está de paso por la capital, aproveche su tiempo libre para recorrer el jardín y apreciar estas y otras bondades naturales en este museo vivo de Venezuela.

Jardin Botanico de Caracas

Nota: Las imágenes le pertenecen al portal web www.noticias24.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s