La Chinita: la consentida de los marabinos

Virgen de la Chiquinquirá

Un día una anciana lavandera del tradicional barrio El Saladillo se encontró una tablita en la Laguna de Coquivacoa, hoy Lago de Maracaibo, y decidió llevársela para su casa. Después escuchó golpes en la pared donde había colocado la diminuta tabla. Los ignoró, pero eran tan insistentes que decidió acercarse para determinar de dónde provenían.

¡Sorpresa! Estos provenían de la tablita, en la que apareció una imagen, la de Nuestra Señora del Rosario de la Chiquinquirá, que también emitía una luz resplandeciente, y tenía un niño en brazos. A su lado estaban San Andrés y San Antonio.

Al percatarse del fenómeno, la lavandera gritó: “Milagro, milagro”. Luego salió a contar lo sucedido a sus vecinos. Este hecho sucedió el 18 de noviembre de 1709.

Ya han transcurrido 305 años del momento en el que la lavandera recogió la tablita en el lago y de la aparición de la virgen.

Algunos presumen que la imagen fue lanzada durante un saqueo provocado por piratas en el entonces Virreinato de la Nueva  Granada, hoy Colombia, donde también es patrona y reina la virgen. Allá el retablo reposa en la basílica que lleva su nombre en la ciudad de Chiquinquirá, Departamento de Boyacá.

Lo cierto del caso es que desde hace 305 años La Chinita se ha convertido en la consentida de los zulianos, cuyo fervor se ha mantenido inalterable hasta el día de hoy.  Incluso el resto de los venezolanos se ha contagiado de esta devoción.

La devoción por La Chinita es tal que el 22 de marzo de 1966 el entonces gobernador del Zulia, Octavio Andrade Delgado, decretó la realización de  la Feria de la Chiquinquirá y en la década de los 80 pasó a ser internacional.

Este evento incluye, por ejemplo, la elección de una reina, el tradicional juego de béisbol en el estadio Luis Aparicio con la participación de las Águilas del Zulia, el equipo de la entidad, y el Amanecer Gaitero la madrugada del 18 de noviembre, en el que el pueblo y diversos grupos le rinden tributo en la plazoleta de la Basílica de la Chiquinquirá.

Numerosos son los gaiteros que le han cantado a La Chinita, su principal inspiradora. Uno de ellos es Neguito Borjas, quien compuso “Ay Mi Chinita”, entre otras canciones dedicadas a la virgen.

Le dejamos una estrofa de esta hermosa canción, prueba del fervor con el que los zulianos veneran a su Chinita:

“Ay mi Chinita, vos sois mi ternura,

Mi reina del alma, tu rostro es dulzura que me da la calma,

Mi luz infinita, ay ve”…

Basílica de la Chinita

Virgen de la Chinita

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s